Val di Fassa, ascenso a algunos refugios en el Trentino

Siguiendo con la costumbre dominical de hacer trekking en el maravilloso entorno de la región, decidí uno de los domingos, previa investigación acerca de los senderos, los refugios y como llegar, ir al refugio Gardeccia, a 1949 msnm, en el Val di Fassa.

Había investigado que para ascender a este refugio era conveniente ir a la pequeña localidad de Pera di Fassa, a una hora de bus desde Bolzano. Entonces, la noche anterior, confirmada la meteorología, chequee el horario del bus (el 180) y preparé una pequeña vianda para madrugar y salir en el primer colectivo, alrededor de las 8 de la mañana.

Luego de enseguida salir de la provincia de Bolzano, de a poco, el bus cambió de valle y empezó a cambiar el paisaje, empezó a aparecer más nieve, y estrecharse el valle con la ruta yendo por su parte más profunda. Unos minutos después de pasar por el hermoso lago di Carezza y la localidad de Vigo di Fassa, llegué al final del recorrido, Pera di Fassa.

Val di Fassa.

Ni bien bajé del bus había un medio de elevación para esquiadores sobre la ruta que iba aproximadamente en la dirección a donde me tenía que dirigir, siempre es bueno fijar alguna referencia, por más de ir con GPS o celular, las referencias visuales no fallan nunca!

Empecé caminando por una serpenteante ruta de autos, hasta llegar a la localidad de Muncion, donde se veía con claridad el lado opuesto del valle con su respectivo centro de ski. Hay montones, pequeños pero en cada pueblo o lugar apto, hay oportunidades para practicar deportes invernales.

Muncion.

Pasado el paraje de Muncion, el camino se adentra de manera transversal en el valle y comienza un suave ascenso rodeado de pequeños picos y prados verdes que a medida que se asciende van teniendo cada vez más nieve.

Casi dos horas después de empezar, con mucha nieve en una rampa no demasiado inclinada, aproveché para usar los crampones para avanzar con más velocidad y evitar cualquier patinada.

Al mediodía en un entorno cada vez más imponente, diviso el abandonado refugio Gardeccia y 5 minutos más luego de atravesar un puente de madera llegué al nuevo. Y qué maravilla! Más que un refugio, era un complejo, con varias edificaciones muy grandes, casi como pequeños hoteles, lugares para comer, o comprar cualquier cosa necesaria, y un buen stop con una señalización más que adecuada. Estaba a los pies del gruppo Catinaccio (o Rosengarten) sin palabras para describir la belleza que mis ojos veían.

Refugio Gardeccia con el Catinaccio de fondo.

La verdad que había tardado menos tiempo del esperado según había leído en algunas referencias que había en internet, y vi que el camino seguía y vi las indicaciones que el refugio Vajolet, no estaba lejos unos 45 minutos de ascenso, a 2243 msnm. Dije, tengo tiempo, me sentía espléndido y estar en ese entorno me hacía sentir insignificante pero excesivamente vivo a la vez.

Comencé el pequeño ascenso entre bosques y pendientes cubiertas de nieve con un mediodia de sol prístino y llegué a los dos edificios (cerrados en invierno) del refugio Vajolet, a los pies de las torres de Vajolet, justo del otro lado del Catinaccio que se ve desde Bolzano y se ve como fondo de la ciudad desde todos lados (pueden ver una foto en este post).

La señora muy tranquila a los pies de las Torres de Vajolet.

Un lugar maravilloso aproveché a tomar agua, comer el sandwich que me había llevado y como había una espectacular señal de 4G hice una videollamada con mi familia para mostrarles en vivo esas enormes paredes graníticas que se elevaban casi verticalmente sobre mi.

Luego de ese stop, emprendí rápidamente la vuelta, como me gusta hacer siempre, y en un momento a mitad de camino, encontré un desvío con una señalización que estaba un poco tapada por la vegetación que me llevaba a Pera di Fassa, justo en paralelo al medio de elevación del centro de ski, pero por el medio del bosque.

Dejando los refugios atras, comenzando el retorno.

En dos horas desde Vajolet volvía a la ruta, a esperar el 180 a Bolzano con el sol cayendo entre las montañas pensando en la pasta que me iba hacer para cenar, y todavía flotando con los paisajes que vi en ese lugar soñado.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s